Diego Arandojo

EL SECRETO DE LA NOCHE

Share Button

arandojo

Hacia los años 60 existió en Buenos Aires un grupo literario llamado OPIUM.

 Eran los escritores que no escribían, tal como indicaba el manifiesto de una de sus cuatro únicas publicaciones publicadas entre 1963 y 1967.revista-beatnik-opium-nestor-snchez-mulet-fox-poesa-237701-MLA20379816676_082015-O

 Anárquicos, noctámbulos, guerreros sin más armas que la palabra; los OPIUM se abrían paso en un contexto que alternaba la represión militar con breves episodios democráticos.

Desde la llamada “Manzana loca”, cuyo epicentro de poder –alimentado por los míticos cafés (como el caso de “El Moderno”, verdadero punto de reunión de artistas) – era el Instituto Di Tella, semillero de locura y pasión, estos no-escritores pasaban largas horas compartiendo y debatiendo. No hacían poesía. La vivían.

 Ruy Rodríguez, Reynaldo Mariani, Sergio Mulet, los Hermanos Bartolomé e Isidoro Laufer fueron, entre otros, los miembros estables del movimiento. El eco (o el ruido) de sus acciones todavía persiste hasta nuestros días.

 Quizás la mejor estampa de cómo se vivían aquellas noches porteñas nos la da el testimonio directo de uno de sus participantes, Miguel Bartolomé: “Opium fue un lugar de encuentro de gentes diferentes, no nos reunimos por iguales sino por desorientados y desubicados en nuestro contexto social e histórico. Había, sin duda, algo de la gene­ración beatnik que nos identificaba o que nos incluía, pero no todos hacíamos de ella nuestro su ideario, la retórica de Ginsberg o de Keruak no nos penetraba más que la de Cortázar o del memorable autor de Sobre Héroes y Tumbas . Ello se advierte un poco en el tipo de vida que practicábamos, desde un cierto marginalismo social y económico de algunos de nosotros, hasta los que seguíamos viviendo en casa de nuestros padres.”

 maxresdefault

El fuego de aquella era sigue encendido; en los poemas, en las revistas, en los recuerdos ó en documentales, como el que tuve la suerte de impulsar: “Opium, la Argentina Beatnik” (2015/2016).

 En los sesenta, Buenos Aires pareció ser otra ciudad. Una que gritaba. Que exigía libertad. A todo o nada.

Share Button
© 2016 Frontier Theme