Se vendió el Cerro Chapelco

Share Button

¿Por qué poner esta nota en la sección de cultura de la página de nuestra editorial?

(más…)

Facebook Comments
Share Button

EL TIPO QUE NUNCA LA VIO VENIR…

Share Button

El Juancho siempre había sido un tipo inescrupuloso. Por eso, aquel día del partido, aquella final contra el barrio vecino (un verdadero clásico), quedó la sensación que se había vendido, aunque nunca lo pudimos probar y él siempre lo negó.

(más…)

Facebook Comments
Share Button

El regreso de la fantasía

Share Button

Desde hace un año, el grupo de “Gamers Freaks and Geeks” de nuestra comunidad, se ha cargado la titánica tarea de mantener viva la fantasía, la magia y la maravilla en los más pequeños (y no tan pequeños), mediante el uso de juegos de rol, juegos de cartas y juegos de tablero.

¿Pero qué son estos juegos? ¿De qué tratan y por qué les gustan tanto a los más jóvenes?

La respuesta es más bien sencilla, la fantasía y la magia son una parte importante de nuestras mentes, son lo que nos mantiene únicos, despiertos y lo que nos ayuda a imaginar, a pensar, a soñar, a crear y, en especial, a ponernos en el papel de otro. De algún modo, a ver las cosas desde otro punto de vista. Estos juegos nos ayudan a entender mejor, sentirnos mejor. Eso enmarcado en un mundo fantástico, como en El Señor de los anillos, o Harry Potter, entre otros, dándole a los chicos un lugar maravilloso en el que expresarse, con gente que comparte sus mismos gustos.

La mayoría de las personas, en algún u otro momento, juegan a ser un súper héroe, un vaquero, un soldado. Eso es básicamente un juego de rol: uno toma el papel de un personaje en un mundo de fantasía y usa la imaginación para ver un las cosas de un modo distinto, para vivir una vida diferente y para, al fin y al cabo, participar un juego.

¿Cómo se juegan estos juegos? ¿Qué se necesita?

No es mucho lo que se necesita; en algunos casos basta con hojas, lápices y algunos dados; en otros, unos cuantos mazos de cartas; en otros, un juego completo de mesa, con tableros, fichas y reglas. Pero todos los juegos comparten algo muy importante, hacen falta personas, amigos con los que compartir la aventura o con los cuales disfrutar.

Estas épocas traen muchas comodidades, pero también mucho anonimato, la mayoría de los chicos socializan desde una computadora, y es raro el momento en el cual se reúnen para una actividad lúdica. Esta es una de las razones del nacimiento del grupo que tiene como objetivo generar un espacio de comodidad para que todas las personas puedan venir a jugar, divertirse y encontrar a otros como ellos.

¿Desde qué edad se pueden jugar estos juegos? ¿Es para todos?

Eso depende bastante del juego, pero normalmente los 10 años son un buen momento para comenzar a expresarse con estos juegos, más que nada para chicos que son introvertidos o que no tienen muchos amigos, este ámbito les ayuda a poder expresarse, a salir un rato de la normalidad en que viven y experimentar algo nuevo y diferente.

¿Dónde se puede conocer sobre esto? ¿Sale muy caro?

El grupo posee una página de Facebook donde se comparte información sobre las juntadas, novedades, series y cualquier otra actividad que pueda estar vinculada a los intereses de los chicos.

También tenemos un lugar físico donde reunirnos todos los sábados desde las 15hs; nos juntamos a jugar de manera completamente gratuita en la Biblioteca Popular 4 de Febrero del barrio el Arenal; la institución ha apoyado al grupo desde sus comienzos, permitiéndonos un lugar gratuito y ofreciendo a todos los chicos que vienen jugos, galletitas, bizcochuelos y otras cosas ricas.

¿Pero qué son son los gamers? ¿los freaks? ¿Y los geeks?

Nuestro grupo intenta dar un lugar a todos aquellos que por sus gustos peculiares, quizás no  encuentren dónde encajar. Hay espacio para los chicos a los que les gustan mucho los juegos de consola (gamers); para aquellos a quienes les fascinan las series, los libros, lo extraño, el arte y las culturas más bizarras (freaks); y para todos aquellos que adoran la tecnología, la ciencia y la computación (geeks).

En pocas palabras, este es un sitio de reunión para todo el que busque su lugar y no sabe dónde encontrarlo.

Facebook Comments
Share Button

Gustavo Tustanoski y una linda noche

Share Button

Escuché por primera vez a Gustavo Tustanoski durante una de las tantas “Noche de las Artes”.  Fue hace varios años, en una esquina crepuscular de la Avenida San Martín. Eran entonces Raíces Urbanas junto al inseparable compañero de aventuras Gustavo Alucín. Recuerdo que me planté bajo un árbol, en un rincón de Parques Nacionales a escuchar una singular sucesión de temas reconocibles, interpretados acorde al nombre de la banda. Sin duda, más allá de una zamba, de un tango o de un rock, las raíces del —queriendo o sin querer— líder de Raíces Urbanas, brotaban de los barrios de Buenos Aires.

Pero la idea fundamental de esta nota no era hablar de aquella noche ni de Raíces Urbanas, sino de la última presentación de Gustavo Tustanoski como solista.

Nos convocamos varios de los amigos/as en “Down Town Matías”. La noche convidaba pocas estrellas y animaba a los solitarios a acurrucarse en la música intimista de Gustavo que arrancó con varios covers donde se nota que el músico se siente cómodo. El flaco Spinetta y Aznar nunca van a faltar en su repertorio.

Van cuatro temas y ya el músico calentó motores para mandarse con sus dos primeros temas propios. Multifacético instrumentista, nostálgicamente puro, Gustavo se sienta en su teclado y aparece su niñez por el hueco que trae su padre marinero. No hay dudas, cuando toca ese tema, el “Calchaquí” navega sus recuerdos y el público lo siente así, por eso aparece el primer aplauso cerrado, de esos aplausos con no confunden sobre si son por obligación o no. Después de varios temas más, se apaga la primera parte del recital.

Acá me detengo a bucear en el corazón del músico. Porque a veces nos detenemos en puntos estratégicos para delimitar una nota, pero yo quiero abrir una panorámica que me permita expresar el trabajo de Tustanoski desde ángulos insospechados, por ejemplo, lo que el músico, cuando abandona su hábitat, consigue. Gustavo contagia. Desde sus tristezas, broncas, proyectos, fuerzas. Contagia, crea la ola, la empuja, se sube y la surfea. Y eso en un artista, no es poca cosa, lo hace artesano. Un artista sin sangre es como un quinelero sin teléfono.

 

Por primera vez desde que voy a escucharlo, disfruto y descubro algo novedoso. Ya no canto los temas, observo, escucho atento otras cosas. En la segunda parte, Gustavo ya no es un amigo tocando para amigos, sino un artista; ya lo vemos así, con “Bajan” se despeja cualquier nubecita en el cielo del artista y la gente lo advierte y también se suelta. Hay más adrenalina en esta segunda parte. Dos temas propios vuelven a sonar, esta vez acompañado con la guitarra. Otra faceta de Gustavo. El hombre ya no es solo un músico sino también un cantautor, su poesía empieza a desplazar al músico que hace covers, su lenguaje comienza a tener peso propio, por eso “Insensibles” levanta el espectáculo, lo alza a él y él mismo comienza a percibir que hay un reconocimiento a sus letras; entonces, así como el barco nos lleva al pasado y a la nostalgia, “Insensibles” nos lanza al borde de querer conocer la letra para acompañar.

En la noche de Down Town Matías ya se instaló la fiesta que va a culminar con dos temas para que cantemos todos. La gente aplaude y pide, eso es muy bueno. Cuando hay bises hay sueños que empiezan a cumplirse. Gustavo Tustanoski es un soñador, está en el camino que se marcó, aunque todavía esté empujando la ola.

Facebook Comments
Share Button

Sobre los pioneros de estas tierras

Share Button

Numilén Mellado Oscar Mellado Torres Ana María de MenaJorge Spíndola Patricia Litmu Andrés Aburto Lidia Mansilla Valenzuela

Curiosamente, los dos últimos libros que leí se remiten a historias fundacionales de la Araucanía chilena y la Patagonia argentina, dos regiones unidas por la cordillera y por las historias comunes de sus habitantes. Ellos son Sisters of silence, de Janet Anne Dickinson y La lluvia eres tú, de Oscar Mellado Torres.

Ambas novelas cuentan historias de una época que fue fundamental en la conformación social de estas regiones y de nuestros países, me refiero a los comienzos del siglo XX. La guerra en Europa repercute en los países de Latinoamérica, adonde vinieron los colonos a fundar emprendimientos nuevos en las incipientes ciudades. Historias de amor y de riesgo entre personajes de orígenes diversos, de entendimientos y desentendimiento entre los miembros de diferentes comunidades.

Toda América es un caldo de cultivo. Venimos de los barcos y de la tierra americana, de historias similares aunque de países diversos. Costumbres, creencias y trabajo se amalgamaron en empresas que perduran aún hoy en los pueblos del sur de Argentina y Chile. Cualquier habitante de estas tierras podría sentirse identificado con estos personajes de ficción.

En la literatura de vertiente patagónica, donde convergen nativos y migrantes de diversos orígenes, es común encontrar este tipo de relatos de reconstrucción de identidad, lo cual se da también en el arte, como en la reciente ambientación de la artista plástica sanmartinense Viviana Errecalde, en la que rastrea sus orígenes y los de su familia incluso desde la astrología y el tarot.

La recuperación de los orígenes nos sigue fascinando y atrayendo, nos devuelve, como una nana que escuchamos cada noche antes de dormir, la serena complacencia de saber que procedemos de un tiempo y un lugar en el que nuestra sangre tomó un rumbo distinto y produjo para siempre una nueva marca de la historia.

Sisters of Silence transcurre mayormente en San Martín de los Andes, en el seno de una familia inglesa enclavada en la cordillera argentina en medio del territorio mapuche.

La lluvia eres tú relata una historia de comienzos del siglo en los alrededores de Temuco, Lautaro, Lonquimay, Carahue, Nueva Imperial, y también cuenta en parte la historia del pueblo mapuche. Como los mineros, que extraen el oro de la tierra, los habitantes de estas nuevas poblaciones rastrean en los orígenes familiares los valores de la tierra, la sangre y la historia de donde provienen.

Hay hechos que se repiten a ambos lados de la cordillera. Pasiones y pujas de poder. Nieve y encono, pero también afectos y una voluntad de construir este continente nuevo en la diversidad de los volcanes y los lagos de agua helada. Es de destacar que en ambos relatos se da una atención especial a los comienzos de las relaciones, a las uniones y a los aprendizajes relativos a los vínculos. La adopción de niños huérfanos es un tema central en ambas historias, como así también el trabajo y el progreso. Si bien los hechos narran historias de ficción, bien se podría pensar en una simbología fundacional que resalta los comienzos de una nueva sociedad.

La necesidad de volver a los orígenes familiares, otro de los temas que toman ambos autores, indica de algún modo la necesidad de reconocerse en medio de una tierra que adopta pero que por momentos se vuelve desafiante y pareciera que se toma revancha.

Facebook Comments
Share Button
© 2016 Frontier Theme