Month – octubre 2016

“Acá es así” en tiempo humano

Share Button

dany foto

Leí, casi de costado, como si me entrase oblicuo al corazón, el poemario de Romina Olivera: “acá es así”, y si tomo eso de que la poesía es un signo que alguien le hace a alguien, veo que este poemario es el canal de transmisión de Romina hacia el universo sensible de la Patagonia.

Pero hay algo mucho más profundo en “Acá es así”, porque Romina Olivera no utiliza ninguna parafernalia del lenguaje para decirme, mirándome a los ojos, por ejemplo:

“La gente de tierra no ve

                                                      Siente

Por eso me quedo

                                                       Acá.”

roO el poema “Saludo desde viaje”, donde nos pone como lector al ras del piso ante el viento, el Copahue, la nube blanca, pero por sobre todo en el final: “cuando la ceniza sea yo”. Todo este poemario viene por ahí, son composiciones agrupadas que nos van llevando a una gran metáfora, y como ya sabemos, toda metáfora es científica en el fondo (Ortega), te plantea un búsqueda de significados, pero te deja una sola opción. Este libro es un poemario bellísimo en imágenes y no se priva de cierto rasgo de humor que sirve para corroer al mundo. Un poeta que no mete el dedo en la llaga, no cumple su destino, Romina sí.

Por último, casi para no agotar mis pobres recursos críticos, digo que este poemario se precipita al tiempo humano, no delira en el mundo incomprensible de las musas. “Acá es así” es el ojo que mira, que se mira y se ve mirando, cierra un círculo perfecto.

Ojo Romina, yo vengo con doble costura también, se me entra con cuchillo o con poemas como “Leer llover”.

Share Button

Finalizó la Primera Feria Trashumante: Tras la huella del arreo

Share Button

dany foto

En el camino

14055777_891411167656770_1504482546_n-1El domingo 23 de octubre finalizó la primera Feria Trashumante neuquina. Alrededor de las 10 de la mañana del miércoles, salió a la ruta un grupo numeroso de escritores y escritoras, poetas, bibliotecarias, coordinadores, libreros y editores. Cortes de rutas por inundaciones y otros inconvenientes menores retrasaron la caravana literaria que arribó a Villa Nahueve a las 22 hs.

En un parador a orillas del río Nahueve se estableció el campamento donde Lucho (Director de Cultura) y varios jóvenes lugareños nos aguardaban con la cena y las guitarras.

Panorama desde el puente

14826178_891412567656630_593337619_nEl jueves arrancó temprano en la Escuela del Paraje Los Carrizos. Llegar hasta allí llevó al grupo a atravesar el imponente río Nahueve por el puente colgante. Entre el balanceo y las leyendas que flotan en cada canción, el río se nos hace mítico y enamora a quien le susurra.

La escuela nos recibió con entusiasmo. Allí se montaron stand de la librería Factotum, de Ediciones De La Grieta, de Bibliotecas Populares y de Cultura de Neuquén y antiprincesas.

Por la tarde continuaron las lecturas de los escritores y poetas así como las canciones de los músicos locales mezcladas con mate y tortafritas. Volver por la noche al parador significó oler la poesía del paisaje, soñar las estrellas, desafiar al Nahueve debajo de la luna que habitaba tras una nube flojita de papeles. Desde el puente, el paisaje era otra cosa.

Volver a los 17

La cena con los nuevos amigos y el fogón junto al río y al sonido de las aguas que se colaban en las canciones, en las zambas, cuecas y chacareas y por supuesto en el rock, fueron el manso adormecer de un día de palabras. No faltó ni el fuego ni el vino tibio, no faltó “Volver a los 17” ni “Zamba para olvidar”, pero tampoco “Spagethi del rock” o “El tuerto y los ciegos”. La noche nos llevó lejos, tal vez a esos 17 de Violeta y nos puso de cara a la vida profunda que habita allí. El fogón nos dejó poco para dormir, pero mucho en el corazón.

El amanecer nos tuvo de pie nuevamente. El puente colgante, la escuela, los talleres, los chicos, los libros, las lecturas y obvio, el mate. El docente, escritor y poeta Ricardo Costa brindó un taller de poesía e Irene Lossa embelleció la tarde con sus cuentos y su voz,  mientras que Rocío Cánepa, entre juegos y Antiprincesas, paseó su ángel ante los alumnos/as. Por la noche, puente, magia, cena fogón, canciones, vino.

Caminante no hay camino

14804746_891433157654571_1175008012_nY así como se apaga un fuego, así se esfumaron esos dos días. Quedaban atrás Villa Nahueve y Los Carrizos, las canciones de los hijos del viento y el bombo leguero del Tatú. Nos esperaban en Las ovejas. La misma expectativa, el mismo cariño, una escuela acogedora, un discreto pero amable hospedaje fueron el cierre de otro día de lectura. La escuela se pobló de stand de libros y artesanías de lugareños. Con la pausa de un sábado, la gente dejó paso a la mañana para colmar la tarde y así fue como el salón rebozó de gente. Carina Medina y Fernando Barraza abrieron el fuego de la lectura que no se apagó hasta entrada la noche. No faltaron Irene Losa con sus canciones y cuentos ni la lectura de los jóvenes de Las Ovejas, los escritores de ese bellísimo lugar ni los que llegamos de todo el Neuquén (todos tuvimos lugar). Décimas y Cuecas, baile y palabras completaron el sábado.

Por la noche, después de la cena hubo lecturas con poetas invitados hasta entrada la noche.

Comandante Medina

14813681_891415354323018_711109401_n-1Todo tiene un responsable y en este caso la responsable de que todo saliera a la perfección tiene nombre: Carina Rita Medina y el equipo de cultura.  Con ellas no hubo frío por las noches, sobró pasión en las tareas, el río cantó, el fuego del fogón tiró para la noche, la gente nos esperó con pasión, con la Rita salió la luna, sobraron sonrisas, todos nos enamoramos, el viento fue caricia, pero fundamentalmente, todos sabemos que queremos volver. Esto es gracias a ellos/as: la Rita, el Barraza y la Dalton.

Share Button

Ediciones De La Grieta en el acto solidario por Palestina

Share Button

14691266_1796028100611685_1378361014273619096_o

standEn un acto de clamor por la paz en Palestina y basta a la invasión, Ediciones De La Grieta participó del evento solidario con un stand. El evento cultural comenzó con un video donde se mostró el estado en que viven los palestinos y continuó con lecturas de poemas a cargo de Andrés Aburto, música a cargo de la banda integrada por Gustavo Alarcón, José Luis Rbj, Osvaldo Alarcón y Cuky Bizama. Mientras tanto el artista plástico José Arraigada pintó in situ un cuadro que se sorteó entre los participantes. El final fue a toda marcha con el baile de Belén Fernández, las canciones de Gustavo Tustanoski y el malabarista Leandro Ferreira.

tustaDesde Ediciones De La Grieta felicitamos a Ingrid Fernández, Andrés Aburto y Belén Fernández por la organización y el trabajo solidario

Share Button
© 2016 Frontier Theme